lunes, 26 de abril de 2010

El Capirote (Sylvia atricapilla)

Una satisfacción mas que nos ha dado nuestra finca es ver como salían adelante cuatro nuevos ejemplares de Capirote, un pájaro muy conocido en nuestras islas por su agradable canto, al dia siguiente de tomar la segunda foto esos abandonaron el nido e iniciaron el vuelo por los alrededores de la finca que les sirvío de nacimiento.
La subespecie obscura es endemica de las islas canarias A simple vista tiene un aspecto discreto e insignificante, ya que la sobriedad de su plumaje le permite pasar desapercibido para todo aquel que no haya aprendido a identificarlo, que lo confundirán con el gorrion comun cada vez que se lo crucen fugazmente en su camino (ocurriendo esto más veces de lo que cabe imaginarse).
  • El macho, para quien sabe identificar esta especie, resulta inconfundible; el macho adulto presenta sus partes superiores (laterales de la cabeza, del cuello y el pecho) de color verde oliva, o bien puede describirse como un tono pardo grisáceo. El obispillo es gris claro. El vientre blanco. Su cola y las alas son de un gris negruzco. Se observa un capirote negro brillante que no rebasa los ojos.
  • La hembra se diferencia del macho principalmente por el capirote que es pardo o castaño rojizo. El resto de las partes superiores son pardo oliváceas, y en los lados de la cara hay un tinte grisáceo. El pecho y los flancos son de un tono más pálido, algunas veces con un tinte gris, pero siempre se presenta con un color más pardo que el del macho.
  • Los ejemplares inmaduros son similares a las hembras adultas, con el capirote castaño jengibre. Tal vez se pueda apreciar en la espalda y dorso de las alas un tinte más rojizo que en los adultos. El color de las partes inferiores, como son el pecho y los flancos, se presentan considerablemente más oscuros que en los adultos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada