jueves, 30 de junio de 2011

El Mabolo (Diospyros discolor o Diospyros philippinensis)

El Mobolo pertenece a la familia de las Ebenáceas. Es originario de Filipinas, se cultiva actualmente en todas las regiones tropicales. En estado de cultivo ha dado origen a diversidad de formas e, incluso, se han consguido frutos sin semillas. El olor, un tanto desagradable del fruto, reside en la piel y desaparece al quitársela antes de comer el fruto.

El Mobolo es un árbol de 5 a 10 metros de alto, excepcionalmente hasta 15 metros, con tronco recto de unos 30 cm de diámetro. Corteza negruzca o marrón oscura, rugosa; corteza interna rosada. Látex de color gris o rosado.
Sus hojas son alternas, sencillas, coriáceas, oblongas o elípticas, de 2,5 a 8 cm de largo por 12 a 30 cm de ancho, acuminadas u obtusas en el ápice, obtusas o subcordadas en la base, glabras en la cara superior, plateadas o glaucas y algo pilosas en la inferior. Pecíolos fuertes, de 5 a 15 mm de largo.

Sus flores se agrupan en inflorescencias axilares, en cimas o subracimos pseudo-terminales, densamente dorados o seríceo-plateados; brácteas y bractéolas cóncavas, sésiles, de unos 8 mm de largo; inflorescencias masculinas cortamente pedunculadas, con 3 a 7 flores; flores femeninas con una sola; flores masculinas de tamaño menor que las femeninas. Cáliz campanulado, con 4 lóbulos coriáceos, erectos, ovalados, obtusos, ciliados, de 5 a 10 mm de largo. Corola el doble de largo que el cáliz, con tubo subcilíndrico; lóbulos amarillo-pálidos, ovalados u oblongos, revolutos. Estambres de 24 a 30. Pistilo piloso; flores femeninas subsésiles. Cáliz con 4 lóbulos ovado-redondeados u oblongos, verdes, de 1 a 1,5 cm de largo. Corola blanca, en forma de trompeta, de 1,5 a 2 cm de largo; tubo cilíndrico, de 1 cm de largo; lóbulos tan largos como el tubo. Estaminoides 4-5 ó 8-10, glabros.
Sus frutos son globosos o deprimidos en los extremos, carnosos, aterciopelados, marrón-amarillentos, comestibles, de 5 a 12 cm de largo, con 4 a 10 semillas; mesocarpio carnoso, rosado: endocarpio blanco o cremoso; cáliz persistente en el fruto. Semillas elipsoideas.

Se propaga por semillas e injerto.
Los frutos se pueden comer frescos. La pulpa es blanquecina, suave, harinosa y aromática. Ciertas personas encuentran desagradable su olor, que les recuerda a un queso fuerte, pero la pulpa tiene sabor agradable. Debido al sabor agrio (ácido) de la fruta se usa más en la elaboración de mermeladas y conservas. En Filipinas se conocen frutos sin semilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada