miércoles, 25 de mayo de 2011

El cerezo negro (Prunus serotina)

El Cerezo negro, Ciruelo virginiano, Cerezo de Andes..., es una especie de cereza, nativa de Norteamérica del este de Quebec meridional y de Ontario del sur a Texas, la Florida central. Es una especie en el subgénero Padus, de la familia de las Rosáceas, con las flores en racimos, y es un árbol de hoja caduca que crece 15-30 metros de alto.

Las hojas son simples, 6-14 centímetros de largo, con margen serrado. La fruta tiene 1 centímetro de diámetro, algo astringente y amarga si se come fresca, también son comidos fácilmente por los pájaros, los cuáles no prueban astringencia como desagradables.

Se relaciona de cerca con el capulín de Virginia (Prunus virginiana ), de las cuáles se diferencia en las hojas más grandes y las cerezas, que cuando están maduras son negras, no rojo. También se confunde con el capulín: Prunus salicifolia de México. En Europa se confunde con el cerezo aliso (Prunus padus), del cual se diferencia en las hojas, que son brillantes, y en las flores, que aparecen más tarde (serotino significa tardío), unas semanas después de las hojas. Por eso, en muchos idiomas (francés, italiano, alemán), esta especie se llama cerezo tardío. En francés recibe varios nombres comunes: Cerisier tardif, Cerisier noir à fleurs, Prunier d'automne, Merisier...

El cerezo negro ha sido introducido en Europa en el 1623 como planta ornamental y desde el siglo XIX ha sido utilizado para la repoblación forestal. Hoy en día, su área de distribución se ha ampliado hasta casi toda Europa y a menudo entra tanto en competición directa con las especies forestales nativas que la flora se reduce de forma considerable. Las semillas de esta especie son dispersadas por las aves y pueden permanecer hasta cinco años en el suelo forestal antes de la germinación. Eso favorece la rapida difusión del cerezo negro, sobre todo después de la talas de explotación de los bosques.

Se propaga por semilla. Este árbol es bastante resistente a los cambios fuertes de temperatura.

Los frutos son agradables y se consumen generalmente frescos, con ellos también se preparan dulces y licores. En los países o regiones con clima templado-frío, donde este árbol es más abundante, se utiliza en las fincas para hacer cercas vivas, y en los centros urbanos como ornamental.

En la medicina popular la decocción de las hojas se usa como diurético y expectorante. Las flores atraen gran cantidad de abejas por el néctar que producen. Los frutos son muy apetecidos por las aves, las cuales contribuyen a la dispersión de la especie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada